Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Pronóstico  La Plata, Bs. As.
Temperatura: 23 °C
Nublado
Humedad: 66 %
16.1.2018
PANORAMA LOCAL

El PJ, dividido, y el oficialismo en el centro de las miradas

La Comuna apura la presentación de su plan de gobierno para 2018

Recomendar artículo Imprimir artículo
El PJ, dividido, y el oficialismo en el centro de las miradas

Por LAURA ROMOLI
lromoli@eldia.com

El peronismo no está dividido, está dinamitado”. La frase le pertenece a un actor político que mira la escena local en un punto equidistante entre la interna del peronismo local y el festivo y arrasador avance de Cambiemos. Lo comentó al observar la nueva foto del Concejo Deliberante, que muestra a un oficialismo que logró su mayoría propia y, del lado de enfrente, a cinco bloques de distintas ramas peronistas que a pesar de sus permanentes contactos y acuerdos en temas puntuales, no logran unificar armados. No es sólo una imagen del resultado electoral de este año, también es un reflejo de la crisis que esta oposición vive a nivel nacional y provincial.

Es que una vez superada la interna que el PJ platense dirimirá el domingo que viene entre la lista del histórico Luis Lugones y Carlos Bonicatto, cercano al ex ministro de Justicia de Cristina Kirchner Julio Alak, en 2018 los realineamientos en la oposición pueden alcanzar algunas novedades porque, a pesar de las rispideces, como muchas veces se ha demostrado, nunca nada es irreconciliable. Así lo sugieren algunos acercamientos en pos de un trabajo conjunto que el massismo viene sosteniendo con un sector del Frente para la Victoria, justo los dos bloques que se quedaron con las vicepresidencias del Concejo Deliberante, a pesar de que la bancada ultrakirchnerista , que se mantiene unida pese a los problemas internos, los superaba en número.

“Tras un nuevo ajuste de tasas, la Comuna no tiene excusas para no avanzar con medidas que se reclaman”

Lo concreto es que hoy, al hecho de que el intendente Julio Garro esté al borde de la mayoría absoluta en ese cuerpo con un bloque de doce ediles, se le suma una oposición que a nivel local se presenta débil, con sus liderazgos diezmados y al borde de una disputa partidaria cuyo resultado el propio jefe comunal describió como de cualquier modo conveniente al oficialismo: “Es tan propicio el escenario para Cambiemos que gane quien gane nos favorecer”.

En función de esta perspectiva, la empoderada alianza gobernante está más que nunca bajo la lupa de la ciudadanía. Ejerciendo el 48 por ciento de los votos que Cambiemos logró el 22 de octubre, Garro sabe que a más poder también es mayor el peso de la demanda.

PLAN DE ACCION

Por eso ya prepara la presentación de su plan de acción 2018, que llevará a cabo con un presupuesto de más de 6.320 millones de pesos y que incluirá la modernización del Código Contravencional. Apuntará a enfatizar las multas para todo tipo de infracciones, aunque sabido es que para que la rutina urbana se normalice más necesario es contar con la eficacia de los inspectores para hacer cumplir las normas que hoy existen y que en La Plata se respetan cada vez menos.

Acompañado de un nuevo aumento de tasas, en los próximos dos años la gestión municipal no tendrá excusas para no ejecutar varias medidas que los platenses reclaman para el reordenamiento de la Ciudad. Ejemplos de ellas son la resolución del caos que propicia la venta ambulante, el desorden del tránsito que coloca a La Plata al tope de la lista de las ciudades con más accidentes, la nocturnidad y un nuevo sistema para la recolección de residuos que, a juzgar por la fuerte erogación que el servicio le cuesta a la Comuna no puede fallar.

De hecho, el Concejo le acaba de otorgar a Garro una herramienta que reclamaba y que tiene que ver con la aprobación del pliego para licitar un nuevo servicio.

También tendrá la responsabilidad de llevar al Concejo –como ya se ha anunciado- un Código de Ordenamiento Urbano que reordene con efectividad la construcción, la planificación de la edificación y el buen aprovechamiento y desarrollo de los servicios. Uno de los cambios clave tendrá que ver con la posibilidad de que se pueda construir en altura en barrios que no integran el casco fundacional, aunque en este último deben flexibilizarse normas que expulsan a los vecinos para que vivan en zonas periféricas con los acceso al casco totalmente colapsados.

La mirada de la crítica estará al tope de su atención y las múltiples fuerzas opositoras pueden, a lo largo del año, lograr aunar fuerzas que en este fin de año no alcanzaron.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...