Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Balance tras el paso de rutilantes figuras en el estadio unico

Mega recitales, movidas con mucho ruido y pocas nueces para la Ciudad

La CIudad no logra conseguir réditos en lo económico y turístico a pesar del enorme volúmen de gente que asiste a presentaciones de estrellas de la música internacional. No termina de instalarse la marca local

Mega recitales, movidas con mucho ruido y pocas nueces para la Ciudad

recitales con grandes recaudaciones le dejan poco rèdito econòmico a la ciudad/ sebastián casali

Cada show internacional genera una movida impresionante; con la intervención extraordinaria de agentes de la Policía provincial y local y de Control Urbano, la Ciudad se pone casi entera a disposición de los mega recitales que convocan en el Estadio Único a no menos de 45 mil personas. Marcas como los Stones, U2, Coldplay y Ed Sheeran, entre otras, revolucionan el barrio del bulevar de la avenida 32 y aunque es enorme la cantidad de dinero que se mueve en torno a esas presentaciones, las propuestas musicales, aun las de mayor convocatoria como lo fue la de los Guns N´ Roses, no significan, sin embargo, para La Plata, el impacto turístico y económico que supondría semejante movilización de recursos.

Entre la Provincia (“dueña” del Estadio y por ende la que alquila el espacio y concreta con las productoras de conciertos todos los arreglos económicos) y el Municipio (que por tratarse de shows que tienen lugar en un predio situado en jurisdicción comunal deben tributar un “derecho a espectáculo” que va al Ejecutivo platense) se informó sobre la recaudación de 2017 a través de un esquema en el que se tuvieron en cuenta, además de los montos reunidos por la venta de entradas en cada show, lo que facturan diversos rubros comerciales locales vinculados a la puesta en escena de esas fechas. Según esos datos, a lo largo de este año, por las actuaciones de Guns N´Roses, Bruno Mars, U2 (2 funciones), Coldplay (2), Ed Sheeran y Monster Jam (2), las arcas platenses se beneficiaron con $346.000.000 que ingresaron de manera directa e indirecta a partir de la actividad musical en el Estadio.

Un detalle más acabado de las cuentas oficiales señala que por el recital de los Guns (el más concurrido en 2017), entre el 1,5 % del total de la venta de entradas que la Comuna percibió por la tasa de Espectáculos Públicos y lo tributado en esa función por el movimiento de caja de estaciones de servicio, locales gastronómicos, supermercados, hotelería, merchandising, comercialización de comidas y bebidas dentro del predio, alquileres temporarios y estacionamiento en los clubes cercanos y en cocheras privadas, a la Municipalidad de La Plata ingresaron exactamente $48.376.366. Le siguieron las convocatorias de Bruno Mars, con una recaudación total de $47.531.316; U2, con $42.079.496; Coldplay (primera fecha), con $40.607.876; Ed Sheeran, con $38.301.364; la segunda actuación de U2, en la que se recaudaron $36.545.611; la segunda de Coldplay, con $35.073.991; Monster Jam, con $30.937.247 en la primera presentación y $27.318.447 en el segundo recital.

Entre todas esas cifras, desgranadas, como se dijo, por actividades en las que repercutieron de alguna manera las movidas de las mega bandas, llaman la atención algunas que aunque corresponden a dos funciones diferentes del mismo grupo los números registrados son exactamente iguales. Va como ejemplo: el primer U2 reunió para la Agencia Platense de Recaudación -APR- un poco más de $42 millones, mientras que en su segundo concierto Bono y su célebre formación tributaron para la Comuna por la venta de entradas alrededor de $36,5 millones. Lo curioso en este y otros casos en los que se realizaron dos funciones con distintas cantidades de público, es que por la tasa municipal se reunió la misma cifra en pesos, ($2.544.000); y por la facturación de restaurantes y pubs se percibió también el mismo monto ($4.800.000).

Con 45, 48 o hasta 50 mil espectadores para dos horas de show, prácticamente todo el funcionamiento urbano de la Ciudad se altera y los recursos humanos relacionados con la seguridad, el ordenamiento del tránsito y la limpieza de la vía pública van a parar casi íntegros a la zona del Estadio. Con los recitales de U2, cuyas localidades se agotaron en muy pocas horas, la Municipalidad dispuso de más de 700 agentes -por función- con el fin de garantizar el normal desarrollo de los espectáculos.

Con hasta 50.000 personas para 2 horas de show, toda la Ciudad se altera

Los grandes despliegues no redundan en ventajas para la economía local

El alquiler del Estadio sale $4.500.000 para shows internacionales

Con los shows internacionales la circulación de las calles a la redonda del Estadio, como así también la de la Autopista -que colapsa durante horas por la afluencia de espectadores que llegan a la Ciudad desde la capital federal y los distritos del Conurbano-, se tornan imposibles para el tránsito. Por ejemplo, por el pago de los peajes los días de recitales de 2017 Aubasa recaudó, en total, $5.500.000, según señalaron desde el predio de 532. Ahora, durante esas jornadas regresar a La Plata desde CABA puede implicar hasta casi tres horas de demora. Ni hablar del malestar de la gente cuando las presentaciones caen en un día hábil (alternativa recurrente porque las productoras pagan menos costos por esas fechas) y los vecinos tienen que vivir una odisea para volver a sus hogares después de toda una jornada laboral.

El alquiler del Estadio le sale a las empresas que traen a las figuras del rock y el pop internacional alrededor de $4.500.000 “más gastos”, según dijeron fuentes del mega complejo que no supieron precisar a cuánto ascendían esos extra. Además de recibir el importe por ocupar el espacio, las producciones tienen que pagar un gravamen provincial también por “derecho de espectáculo”. En ese caso, las mismas fuentes, si bien confirmaron que el Estado bonaerense recauda un impuesto específico por recital no indicaron qué porcentaje le corresponde.

Las ganancias que reditúan este tipo de shows son enormes. Y es que, con el precio de las entradas a niveles exorbitantes, de todos modos en la mayoría de las presentaciones internacionales la capacidad del Estadio se agota. Para ver Coldplay la gente pagó entre $800 y $2.300; el concierto de Guns N´Roses le costó a los seguidos de la banda estadounidense entre $1.800 y $4.500. Para algunos observadores, comparada con otras plazas de Latinoamérica, La Plata fue la más cara en cuanto a los valores de las localidades para asistir a los recitales de U2, que costaron entre $2.300 y $6.000.

No obstante el despliegue gigante que se monta para recibir a los artistas, no está claro que el negocio de las súper producciones musicales redunde, asimismo, en ventajas reales para la economía regional. El secretario de la APR, Horacio Prada, considera que con la capacidad hotelera ocupada en un cien por ciento y el movimiento de público que repercute en la actividad de los bares y restaurants la Ciudad se beneficia. “Hay un afluente de consumidores que activan la economía: los negocios facturan más y el Municipio recauda más”, señala. Sin embargo, desde el Ematur (ente de turismo platense), Juan Osaba, su titular, reconoce que las 2.000 plazas de alojamiento son insuficientes para el aluvión de gente que visita La Plata. “En un solo día se reúnen 45 mil personas y aunque hay un derrame en el sector gastronómico es cierto que faltan camas para semejante demanda y que si esa oferta aumenta el impacto va a ser mayor”.

Entre los comercios platenses dedicados a la gastronomía no se advierte una variante importante de ingresos durante las noches de recitales. Sí destacan en una de las cámaras del sector -Pulpa- que la “diferencia” la hacen algunos de los bares y resto concentrados en la zona norte. “Por momentos, para que no se sature la Autopista Control Urbano desvía el tránsito por el camino Centenario y ahí los restaurantes de City Bell trabajan más de lo habitual”, precisó una fuente de la entidad. Lo que en líneas generales no ocurre es que el público que desembarca en el Estadio complete la salida con una cena, por caso, en un local del casco céntrico de la Ciudad.

Nuevas fechas

En el Estadio Unico hay fechas de nuevos recitales para el 16 de diciembre “No te va a Gustar” (en el playón); 24 de marzo de 2018, Depeche Mode; y el 6 de noviembre, Rogers Waters (para el que esta semana se abre la venta de entradas).

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...