Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
VECINOS ATERRADOS

Una fiesta a la que asistieron unos 200 menores desató una batalla campal en Hernández

Fue en las calles 137 y 516. En el barrio aseguran que hubo un cruce entre dos grupos, que se arrojaron piedras y botellas

Una fiesta a la que asistieron unos 200 menores desató una batalla campal en Hernández

La quinta de 137 y 516, QUE FUE SEÑALADA POR LOS VECINOS /cÉsar santoro

Quienes viven en la zona de 137 y 516, en la localidad de Hernández, todavía no pueden creer la madrugada de terror que les tocó vivir, debido a una fiesta privada que presuntamente se organizó en una quinta del lugar, en la cual, según salieron a denunciar los vecinos, había unos 200 menores de no más de 15 años.

Como ya ha sucedido en otras ocasiones, cuando se producen estas concentraciones masivas de adolescentes, todo termina de la peor manera, fuera de control, con un enfrentamiento entre dos bandos rivales.

La tensión que provocó en el barrio este violento incidente, impulsó a uno de los vecinos a decir que “de casualidad no terminó en una tragedia”.

“ Asustaba que había 200 chicos de 13 a 15 años y ningún adulto. No hubo una desgracia de pura suerte” Alejandro Pérez Vecino

Alejandro Pérez (47) es el frentista que habló con EL DIA y quien relató que “estos pibes, que tendrían entre 13 y 15 años, se tiraron con piedras, botellas y palos”.

Al igual que otros habitantes de la zona, aclaró que la pelea “ocurrió afuera, en la cuadra de la quinta”. Y puntualizó también que “hubo constantes corridas, gritos y hasta se escucharon algunos tiros cerca del final de la fiesta, que habrá terminado a las cinco y media de la mañana”.

“APEDREARON A LA ALARMA”

Pérez después contó que en ese barrio, por los problemas de inseguridad, hicieron instalar un sistema de alarma, con luces, justamente en la esquina de 137 y 516.

La colocaron sobre un poste que está dentro de la quinta, la cual, según aseguró, pertenecería a cuatro hermanos de nacionalidad boliviana.

“La hicimos colocar para que ayude a prevenir robos, por lo que los vecinos nos mantenemos comunicados por Whatsapp si notamos alguna situación sospechosa”, explicó.

Pero era tanta la impotencia que esos mismos frentistas sintieron en la madrugada de ayer, que “nos intercambiamos mensajes y decidimos activar la chicharra para ver si podíamos frenar a estos pibes”.

Pero la táctica no sólo que no resultó, sino que además los adolescentes “empezaron a tirarle piedras a la alarma, para intentar romperla y que dejara así de sonar”.

“FUE UN DESCONTROL”

Como se dijo, Pérez calculó que dentro de la quinta “había 200 pibes” y mencionó que “esto fue un descontrol, eran todos chicos de entre 13 y 15 años. Y no se vio a ningún adulto. Pudo haber terminado con alguna desgracia, como cuando se ahogó en otra fiesta privada en una quinta de Romero una chica”, en alusión a Yésica Emilia Uscamayta Curí (26), quien perdió la vida en la madrugada del 1º de enero de 2016, a poco más de 20 cuadras de la tumultuosa reunión de ayer.

“Inclusive -siguió Pérez- a un vecino del barrio estos pibes no lo dejaban entrar a su casa, en evidente estado de ebriedad”.

Por consultas efectuadas por este diario, trascendió que la fiesta de ayer habría sido organizada por el nieto de uno de los dueños del predio desde la red social Facebook.

Al final, pese a la intervención de la Policía, a la que también le habrían arrojado piedras, no hubo demorados. Tampoco heridos.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...