Detuvieron otro sospechoso del crimen del policía Zurita

Con esta nueva detención ya son tres los apresados en el marco de la investigación por el homicidio ocurrido el pasado 10 de abril

Recomendar artículo Imprimir artículo

Un joven de 25 años identificado como Carlos Sánchez, fue detenido este miércoles en Quilmes Oeste, acusado de haber participado en el homicidio del policía José Zurita, ocurrido el pasado 10 de abril Ezpeleta.

Con esta nueva detención ya son tres los apresados en el marco de la investigación.

EL CASO

El efectivo de la Policía Local de Quilmes, José Zurita, fue asesinado a balazos por delincuentes que le efectuaron 12 cerca de las 20 del 9 de abril, cuando el uniformado esperaba el colectivo en una parada ubicada en la avenida San Martín entre Chile y Nicolás Videla Zolezi, frente a la estación de trenes de Ezpeleta, partido de Quilmes.

Zurita se encontraba uniformado en la parada donde esperaba el colectivo para ir a tomar servicio a su trabajo en la Policía Local de Quilmes.

Dos delincuentes armados se acercaron a pie con intenciones de abordar al oficial de policía, pero Zurita advirtió que se le venían encima y comenzó a correr y cruzó la avenida con la idea de buscar refugio.

Al verlo correr, los delincuentes empezaron a disparar y en total le efectuaron 12 balazos de los cuales al menos cuatro impactaron en el cuerpo del policía.

Zurita alcanzó a entrar a un supermercado de la cadena Día% ubicado frente a la parada de colectivos donde se inició todo y cayó malherido en el piso.

Por redes sociales se difundió un video grabado por uno de los clientes del supermercado en el que quedó registrada la agonía del policía y el llamado de pedido de auxilio que el encargado del supermercado hizo al 911.

“Hola, estoy en el 'Día' de Ezpeleta, tengo a un policía de la Local que está herido de bala. Escuchamos tiros”, dice el comerciante en ese video donde se ve a Zurita uniformado tirado boca abajo y agonizando.

“Tranquilo macho, no te muevas. Aguantá flaco”, le dice el comerciante, aunque el policía falleció tirado entre las góndolas antes de que pudiera recibir asistencia médica.

De los 12 dispararon que le tiraron, Zurita recibió cuatro, uno en el cuello, dos en el tórax y otro en una pierna, según un informe preliminar de los forense que revisaron el cuerpo en el lugar del hecho.

Los investigadores están convencidos de que se trató de un homicidio en ocasión de robo y que el objetivo de los delincuentes era robarle el arma reglamentaria al policía, algo que viene sucediendo con otros policías locales.

“Tenemos varios casos como éste, donde los asaltan para obtener las armas. Los asaltantes se les animan a los policías locales porque los ven jóvenes y con escasa experiencia. Les sacan las pistolas y son armas que van a parar a la delincuencia”, dijo a Télam un jefe policial.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...