Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp

Definen si abandonamos para siempre el concepto actual de kilogramo

Se conocerá la semana próxima cuando se reúna el Congreso General de Pesos y Medidas radicado en Francia

Definen si abandonamos para siempre el concepto actual de kilogramo

El concepto de kilogramo como unidad básica de masa, estandarizado a nivel internacional desde 1875, y establecido físicamente a través de un cilindro de platino e iridio, podría desaparecer la semana próxima cuando se celebre una nueva reunión del Congreso General de Pesos y Medidas (BIPM por sus siglas en inglés) radicado en Francia.

Esta decisión que podría adopatar el BIPM se debe a que el cilindro orignial que establece la medida del kilogramo ya no cuenta con su masa original, establecida  hace dos siglos, por lo cual el organismo va en busca de una nueva definición de cómo funciona el kilogramo, sobre lo cual entiende que no debería estar regido por algo que pueda cambiar con el paso del tiempo.

El surgimiento del kilogramo se remonta al reinado de Louis XVI en Francia, quien decidió adoptar una medida ante los engaños de los comerciantes al momento de pesar sus bienes. Para evitar los fraudes se estableció como patrón de medida la masa de un litro de agua congelada. Pero debido a los inconvenientes causados por  la pérdida de masa de los cubos de hielo, se optó por crear el famoso cilindo de platino e iridio, el cual actualmente se encuentra desde entonces conservado bajo llaves por el BIPM por riesgos de robo y destrucción.

Al parecer, a decir de trascendidos que seguramente se confirmarán o desecharan durante el congreso, el viejo cilindro sufrió modificaciones de su masa, tal vez por la absorción de moléculas de aire o a causa de las limpiezas periódicas.

Durante el congreso se buscará mediante votación abandonar para siempre la medida basada en un objeto físico, y se abogará por establecer fundamentos científicos capaces de sostener una unidad inalterable con el paso del tiempo, tal como ocurre con la velocidad de la luz, que es siempre de 299.792.458 metros por segundo. Así como el BIPM ya usó  la velocidad de la luz y la vibración del átomo para establecer las medidas del metro y el segundo, respectivamente, ahora podría implementar la constante de Planck.

“Tras la redefinición, podremos medir la masa usando una constante universal e inmutable. Creo que es un avance bastante significativo”, sostuvo el físico del Instituto Nacional de Estándares Stephan Schlamminger. 
 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...