Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
LA INSEGURIDAD GOLPEA CADA VEZ MÁS DURO

Creciente ola de robos en edificios del Centro de la Ciudad pone en alerta a los vecinos

La seguidilla de ataques comenzó hace varios días y lo más llamativo es que a los delincuentes parece no preocuparles el riesgo de quedar registrados por alguna cámara de seguridad

El escenario del audaz golpe

Al fenómeno delictual de los menores en el Centro de la Ciudad, en estos últimos días se le ha sumado otro, también muy preocupante: el robo en edificios.

Pese a los riesgos que siempre implica entrar a este tipo de complejos habitacionales, porque muchos de ellos cuentan con cámaras de seguridad y otros sistemas de defensa, al margen de un mayor movimiento, la seguidilla de ataques, lejos de aplacarse, parece potenciada.

Ayer entraron al edificio de 11 Nº 1529 entre 64 y Diagonal 78. Fue en los departamentos “A” y “B” del segundo piso y en el “C” del tercero.

Al parecer, los delincuentes ganaron el interior de sus viviendas por un patio interno, ya que habrían dejado las ventanas sin trabas.

Se trata de una construcción de tres pisos y el listado de los objetos sustraídos, de acuerdo a las fuentes consultadas por este diario, es el siguiente: dos notebook, una tablet y dinero en efectivo, junto con una cámara Go Pro y varias cadenitas de oro, expresó un vocero de la investigación.

Al lugar, trascendió, se comisionaron peritos de Policía Científica, que realizaron las tareas habituales en busca de huellas de los delincuentes, aunque se desconoce con qué resultados.

Por el caso, se inició una causa por “hurto agravado”, en la que interviene la comisaría novena.

Como se sabe, este singular episodio de inseguridad no es aislado, sino que, por el contrario, se da en un contexto de reiteración alarmante y siempre en zonas céntricas.

Por ejemplo, el sábado último ocurrió un robo en el edificio “Máximo Paz”, que está ubicado en 13 Nº 1385 entre 60 y 61.

Allí, en circunstancias que son motivo de análisis, un grupo de ladrones ingresó en dos departamentos: el “A” y el “B” del segundo piso.

Se informó que en uno de esos inmuebles robaron 55 mil pesos y una notebook. Y del otro tres computadores en versiones tableta, notebook y netbook, un reproductor de música y video, una cámara de foto, un celular, 15 mil pesos, 200 euros y 100 dólares.

Los damnificados fueron identificados por las fuentes como Cecilia Soledad Álvarez (empleada, de 34 años) y Juan Manuel Salvatierra (empleado, de 38).

Unos días antes, el 6 de marzo, asaltantes entraron al último piso de un coqueto edificio situado frente a Plaza Moreno, en 54 entre 13 y 14.

Según contó el encargado del lugar, los ladrones no se cuidaron en nada. Llegaron a eso de las dos de la tarde, barretearon una puerta de madera secundaria de la planta baja, situada a tres metros del acceso principal y en el noveno nivel volvieron a usar la barreta de hierro para poder revisar en búsqueda de objetos de valor. Según pudo saberse, sólo encontraron algunas alhajas.

En la amplia unidad funcional, de alta gama según los parámetros que se manejan en el rubro inmobiliario, no había alguien que pudiera detectarlos u oponer resistencia, ya que la propietaria falleció hace un tiempo.

En el edificio se sospecha que los ladrones tenían esa vivienda como único objetivo de la intrusión, ya que no se hallaron rastros de su accionar en otros niveles.

Según Denis Vives, el encargado, en los otros departamentos tampoco escucharon ruidos de lo que sucedía arriba.

“Esto ocurrió después del mediodía, a eso de las dos de la tarde. Se calcula que los ladrones pudieron estar algunas horas ahí. Un vecino encontró la puerta abierta a eso de las cinco”, indicó.

El cuadro encendió la alerta entre los consorcistas y se pidió auxilio policial. La recorrida por todos los pisos arrojó resultado negativo. Sólo habían ingresado al noveno.

Por si fuera poco, el 22 de febrero se produjo uno de los casos más resonantes.

En el tercer piso de uno de los edificios de 14 entre 42 y 43, no estaban los vecinos de tres departamentos. Por eso se pudo consumar el plan delictual.

La acción continuó a la vuelta, en un departamento de otro de los edificios de la zona, situado en el numeral 928 de la calle 42 (entre 13 y 14).

Según contaron dos de los tres damnificados del tercer piso, en el complejo de la calle 14 Nº 518, los ladrones actuaron en forma selectiva.

Se llevaron televisores, computadoras y dinero, entre dos mil y tres mil pesos en todos los casos.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...