Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
VENCIÓ 1-0 A PATRONATO CON UN TANTO DE LUCAS RODRÍGUEZ EN EL PRIMER TIEMPO

El Pincha logró un triunfo necesario como el agua

Los dirigidos por Lucas Bernardi volvieron a tener problemas con la definición como ante Santos y terminaron sufriendo en el final

Por LAUTARO SEGURA
Enviado especial a Paraná

No tuvo una gran tarde en Paraná, pero Estudiantes hizo lo que tenía que hacer: ganar. Luego de varios encuentros con resultados adversos, el equipo comandado por Lucas Bernardi recuperó la sonrisa venciendo 1-0 a Patronato con un gol de Lucas Rodríguez en el primer tiempo. Con esta victoria sigue prendido en la lucha por ingresar a la Copa Sudamericana, el objetivo que buscará cumplir de acá al final de la Superliga.

El Pincha jugó con un hombre más gran parte de la segunda etapa, pero no estuvo preciso en los últimos metros y por eso no pudo ampliar el marcador, algo que lo hizo sufrir en los últimos instantes. El local, que mostró un poco en el arranque y nada más, no se pudo salvar del descenso aún ya que necesitaba sumar al menos un punto.

En el primer tiempo el Patrón fue quien comenzó mejor, ya que se hizo rápidamente dueño de la pelota y en menos de diez minutos tuvo una chance clara en los pies de Abel Peralta, quien sacó un remate desde el corazón del área que se fue por encima del travesaño. Pero con el correr del juego el Pincha empezó a tener más presencia en la mitad de cancha, y si bien inquietaba poco el arco de Sebastián Bértoli, ya no era dominado como en el arranque.

La primera chance del equipo albirrojo llegó pasados los veinte minutos y de pelota parada, cuando Facundo Sánchez anticipó a todos tras un tiro de esquina desde la derecha y exigió al arquero local a despejarla hacia un costado. Patronato respondió casi al instante, otra vez con Peralta, con un disparo desde tres cuartos de cancha que rozó el palo derecho.

Llegada la media hora de juego, y cuando parecía que el partido había entrado en una meseta, los dirigidos por Lucas Bernardi rompieron el cero en el marcador: Lucas Melano, tirado por la izquierda, habilitó a “Tití” Rodríguez, quien eludió a su marca en la medialuna del área para quedar mano a mano con Bértoli y definir a un palo.

El gol le dio confianza al ataque pincharrata y, dos minutos después de ponerse el 1-0, tuvo la gran chance de ampliar el tanteador en los pies de Melano, quien aprovechó un error en la salida del Patrón y sacó un remate entrando al área que se fue apenas desviado. Pero el cordobés volvería a tener una situación clara de marcar a la jugada siguiente pero, en esta ocasión, fue el arquero entrerriano quien le impidió festejar.

Luego de ese torbellino puncharrata, Patronato recuperó terreno en los minutos finales y logró inquietar a Andújar con un cabezazo de Walter Andrade, tras un tiro de esquina, que se perdió por encima del travesaño . Sin tiempo para mucho más, el León se fue al entretiempo con la ventaja a su favor.

EN EL SEGUNDO TIEMPO, NO ESTUVO PRECISO EN LOS ÚLTIMOS METROS

En el segundo tiempo Estudiantes intentó sorprender en el inicio, con un remate de Leandro Desábato desde afuera tras una buena jugada individual de Rodrigo Braña. A los cinco minutos fue Sánchez quien tuvo su oportunidad de marcar el segundo del equipo, tras una pelota parada lanzada de manera venonosa desde la banda izquierda por Juan Otero, mientras que el colombiano también estuvo cerca de inflar la red con un fuerte remate que se estrelló en el palo izquierdo del arco defendido por Bértoli.

Patronato, por su parte, se mostraba impreciso con la pelota en su poder y, para colmo, a los 10 minutos se quedó con uno menos por la expulsión de Andrade, quien le cometió una dura infracción a Melano cerca del círculo central y se tuvo que ir al vestuario por doble amonestación. Ante esta situación el Pincha pudo controlar más el encuentro haciéndose dueño de la pelota, alejando al local del arco propio.

En en el último cuarto de partido, y con Andújar convertido en un espectador de lujo, Estudiantes entendió que la clave estaba en atacar por las bandas. Es por eso que, con Andrés Escobar y Sebastián Dubarbier en cancha, complicó a la defensa del Patrón por el sector derecho, aunque falló en el último toque y no pudo terminar el partido con la tranquilidad de estar dos goles arriba. Ya en tiempo de descuento el Patrón, con más ganas que fútbol, intentó acorralar a Estudiantes con varios centros a la olla, pero la mayoría terminaron siendo desactivados por la defensa pincharrata.

De esta forma Estudiantes se quedó con tres puntos importantísimos, no solo en su lucha por entrar a alguna copa internacional del año próximo, sino también para que los jugadores trabajen tranquilos en la semana que comienza hoy y recuperen la confianza para el próximo mes y medio, que será decisivo.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...