Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
La víctima es una nena de 11 años

Un cura violó a una nena y cuando lo detuvieron dijo “creí que tenía 15 años”

Ocurrió en Italia. El sacerdote se llama Paolo Glaentzer (70). Cumple el arresto en su casa de Toscana

Un cura violó a una nena y cuando lo detuvieron dijo “creí que tenía 15 años”

El sacerdote italiano Paolo Glaentzer al ser detenido / web

Un sacerdote italiano, Paolo Glaentzer, de 70 años, fue detenido tras ser sorprendido cuando violaba a una nena de 11 años en un coche. Pero, más sorprendente aún, resultaron sus explicaciones, ya que alegó que “el diablo me puso una trampa”, y que no sabía que era tan chica. “Yo creí que tenía al menos 15 años”, dijo.

Durante la audiencia judicial luego de ser detenido, el sacerdote italiano admitió que estaba con la nena en el auto y que no era la primera vez, pero dijo que “la chiquita era la que tomaba la iniciativa”.

Sus condenatorios dichos no terminaron allí, ya que intentó justificarse al señalar que “hay simpatía mutua con la nena, cuando me enteré de que tenía 11 años...desde el momento del arresto hasta hoy pensé en lo que sucedió y me doy cuenta de que estaba equivocado”.

En sus descargos, Glaentzer calificó lo que hizo como una estupidez de su parte. “He cometido un error, lo admito. Nuestro Señor lo considerará. Él es capaz de hacerlo, estoy arrepentido”.

El hombre fue atrapado in fraganti cuando estaba en su auto con la chica de 11 años, quedó detenido por violencia sexual agravada y cumplirá el arresto en su casa, ubicada en el pueblo de Bagni di Lucca.

En cuanto a su rol como religioso, Paolo Glaentzer ya recibió una carta del cardenal Giuseppe Betori, arzobispo de Florencia, que le prohibió “celebrar misa”.

Sin embargo, el cura asegura tener plena confianza en Jesús y María. “Apoyarse en nuestro Señor te da una confianza y una alegría inexplicable, a pesar de todo lo que ha sucedido”, dijo.

El religioso abandonó su iglesia en Sommaia, un poblado de la Toscana, para ir a cumplir el arresto a su casa.

“Dejo esta parroquia después de tanto tiempo. Ya en noviembre del año pasado le pedí al cardenal de jubilarme. Y de repente sucede esto, imprevistamente. Me da pena que haya sucedido. Ahora hay que rezar. La fe es fundamental y rezando se resuelven los problemas”.

Por su parte, el juez que intervino en el caso calificó el hecho como “muy grave”, y señaló que si el cura no hubiera sido sorprendido por los vecinos y posteriormente detenido, continuaría abusando de la menor.

Este caso se suma a otros escándalos recientes ocurridos en Italia, como las acusaciones de pedofilia contra el ‘número tres’ del Vaticano o los abusos sufridos por más de medio millar de niños en el coro dirigido por el hermano del papa Benedicto XVI.

EL PADRE DE LA NENA

El padre de la nena, que además de todo lo sufrido padece de una discapacidad, todavía no sale del asombro ante lo ocurrido y de que “el cura Paolo” haya cometido semejante aberración.

“Me lo presentaron 20 años atrás -contó- creí que era una buena persona. Ha visto nacer y crecer a mis hijos, venía a cenar y hasta nos ayudaba a lavar los platos”.

“Nuestra vida es complicada -agregó el hombre- y por esto don Paolo para nosotros era una bendición. Nos ayudaba a traer las compras a casa, festejaba con nosotros los cumpleaños, celebraba misa en casa, mirábamos televisión, y ahora me doy cuenta por qué entrada la noche llevaba a nuestra hija a dar una vuelta en el auto”. Si los padres no se daban cuenta de la perversidad del religioso, los vecinos de la nena, sí. Porque fueron ellos quienes lo sorprendieron en el auto.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...