Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
El día después de la gran noche de la música

De Menem a Ricky Martin: quién es Claudia Brant, la argentina que ganó un Grammy

Compuso la canción de campaña del ex presidente antes de viajar a EE UU y convertirse en una compositora muy codiciada

De Menem a Ricky Martin: quién es Claudia Brant, la argentina que ganó un Grammy

Brant con su Grammy, premio a una carrera de excelencia y perseverancia / AP

Cuando Claudia Brant subió ayer al escenario de los Grammy a recibir su premio a mejor álbum pop latino en la pregala de la ceremonia, pocos en Argentina sabían que estaban viendo a una compatriota: es que la compositora lleva 20 años radicada en California, dos décadas en las que ha edificado una ilustre carrera como compositora de éxitos... de otros.

¿Les suena “No me doy por vencido”? Lo escribió ella. También escribió hits para artistas de la talla de Ricky Martin, Thalía, Luis Fonsi, Chayanne, Natalia Oreiro, Marta Sánchez, Martina Stoessel, Santana, Thalía, Paulina Rubio y Gloria Trevi: Brant es una de esas compositoras que ha llegado muy lejos en la industria construyendo éxitos para otros, un nombre al que muchos artistas latinos recurren cuando necesitan un hit para “pegarla”.

Su carrera de más de dos décadas es una típica historia de esfuerzo que comenzó a los seis años, cuando le regalaron una guitarra y comenzó a escribir lo que se le venía a la cabeza en su natal Argentina.

Lo que escribía entonces le salía en versos, pero luego cedió ante las melodías que llevaba dentro y su inspiración se transformó en canciones. “Tengo cuadernos de poesía ... (Las letras) salían con música incluida. No las tengo grabadas, pero sé que si las reviso, las melodías las tengo en algún lado de mi memoria”, contaba Brant. “Tenía un micrófono de lata con un cable rojo de plástico y con eso me ponía a cantar horas frente al espejo”.

Comenzó a componer de forma profesional a los 19 o 20 años, y apenas un año más tarde ya cantaba con Litto Nebbia un verdadero hitazo: el tema “Valerosos corazones, compañeros”, un tema bien melódico que muchos recuerdan, claro, porque fue escrito para la campaña presidencial de Carlos Saúl Menem.

Aquel tema que marcó el inicio de su colaboración con Litto, que le grabó tres discos solistas entre 1989 y 1995. En el medio, en 1991 grabó un hitazo: “Juntos”. Ese mismo año ganó el primer lugar de la OTI con su canción “Adonde estás ahora” y, tres años más tarde, ganó el Festival de la Canción de Viña del Mar con “Como ayer”.

Brant todavía cantaba sus propios temas. Pero cuando en 1998 se mudó a Estados Unidos “a empezar desde cero y a tocar puertas” para expandir su carrera, tuvo que conformarse con el rol detrás de escena. Curiosamente, en ese papel se volvió una figura muy influyente y reconocida entre los expertos de la industria.

“Hay pocas mujeres compositores en el ambiente (latino) en Estados Unidos y ha sido como un beneficio. Estoy rodeada de hombres y siempre he sido muy respetada. Creo que en cierto punto, ha sido mejor”, contaba sobre aquel cambio de hábitos. Todavía hoy, a los 52 años, la artista no olvida que con trabajo duro logró convertirse en una de las compositoras más solicitadas entre los cantantes no solo hispanos, sino también anglosajones, brasileños y hasta coreanos.

En el camino de la composición, Brant se convirtió en la mejor compositora de la temporada 2012 para la Sociedad Americana de Compositores, Autores y Editores (ASCAP), mientras gestó sus colaboraciones con Bruno Mars, Camila Cabello, John Legend, Ricky Martin y Romeo Santos, a quien le escribió “Eres mía”, entre otros hits. Siempre, buscando meterse en la piel de los intérpretes para que los temas tengan la personalidad de los artistas y estos se puedan identificar con lo que cantan, según explica su método: “El artista es el que tiene que defender la canción y si no se siente identificado, no la va a defender”.

Pero a pesar del arduo trabajo de escribir para otros, Brant no se quiso quedar de ese lado del mostrador y, en paralelo, continuó su carrera solista y hasta fundó su propia compañía Brantones Records, a través de la cual grabó sus tres últimos discos. La práctica de escribir continuamente ayuda, indicó, a componer éxitos: “He escrito durante los últimos 10 años al menos dos veces a la semana, por lo menos”, se ríe Brant, quien ganó su primer Grammy en calidad, justamente, de solista, por “Sincera”.

“Tenía la necesidad de hacer este disco” para hablar sinceramente sobre los temas que la apasionan y cuidar cada detalle musical. “Tuve la libertad completa para hacer este disco, dejando atrás las reglas de la música comercial y cantar lo que otros artistas no quieren o no pueden”, explicó.

Con su nuevo álbum, la argentina quiso salir de las sombras donde se encuentran los compositores y ser quien pone la voz para hablar de un tema con el que se identifica plenamente. Madre soltera de dos adolescentes, buscó con un equipo de reconocidos productores y una banda lujosa sonidos que recuerden a Ella Fitzgerald, Sinatra o Caetano, siempre persiguiendo canciones que, como dijo en su discurso triunfal, pretenden ir más allá de las listas de las más escuchadas y permanecer en el tiempo como lo hace la “buena música”: “No existen las carreras de los artistas, ni los discos, ni nada si no tuviéramos buenas canciones. Yo creo que de una buena canción es donde sale todo”.

 

Si llegaste hasta acá, es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad. Suscribite a uno de nuestros planes digitales y seguí leyendo más www.eldia.com

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...