Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
SEGÚN UN ESTUDIO PRIVADO

Los ingresos de los jubilados nacionales perderán este año poder adquisitivo

Se sumaría así a la caída registrada durante 2018. Sin embargo se espera una mejora para el último trimestre

Los ingresos de los jubilados nacionales perderán este año poder adquisitivo

Los jubilados, pensionados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo tienen definido el esquema de actualización al primer semestre del año 2019.

Los aumentos para el primer semestre del año quedaron definidos en 11,8% y 10,8% para los meses de marzo y junio, respectivamente. Por lo tanto, el haber jubilatorio mínimo asciende a $10.411,1 en marzo y a $11.534 en el mes de junio.

En el presente trabajo elaborado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) se proyectan 2 escenarios de evolución del Ripte en el primer semestre del año 2019 (Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables) para estimar la evolución de los haberes en el segundo semestre del año, dada una proyección de inflación igual al 29% en diciembre de 2019.

El escenario optimista de crecimiento del Ripte prevé una recuperación real de los salarios mientras que el escenario intermedio contempla un crecimiento de los salarios levemente por encima de la inflación.

De esta manera, es posible estimar un sendero de actualización de los haberes en los meses de septiembre y diciembre, y obtener el haber real anual que obtendrían los beneficiarios en 2019.

PERDIDA RESPECTO A LA INFLACIÓN

Del análisis mensual del haber jubilatorio real, surge que el mismo se ubicaría por debajo del nivel general de precios en el primer semestre del año 2019 y recién podrían comenzar a recuperar en términos de poder adquisitivo en la segunda mitad del año.

Terminarían en el mes de diciembre experimentando un crecimiento real igual al 17% con respecto a diciembre de 2018, en el caso de un escenario optimista del Ripte.

Si el Ripte registra un escenario moderado, el haber real en diciembre denotaría una mejora en torno al 14% en relación con igual mes del año 2018.

PÉRDIDA

No obstante, el poder adquisitivo anual del beneficiario volvería a perder frente a la evolución de la inflación en el año 2019; independientemente del sendero que transite el Ripte en el primer semestre del año 2019.

En números se tiene que, si el Ripte registra una performance optimista, el haber real acumulado durante el año 2019 se ubicaría un 1,6% por debajo del haber real acumulado durante 2018; considerando aquellos beneficiarios que percibieron el bono de $750 en marzo de 2018.

Si el bono percibido en marzo de 2018 fue de $375, la pérdida real en 2019 significaría el 1,3%.

Por su parte, si el Ripte transita una recuperación moderada, la pérdida anual del haber real en 2019 alcanzaría el 2,3% en relación con el poder adquisitivo de los beneficiarios que percibieron el bono de $750 en marzo de 2018.

Para aquellos beneficiarios que cobraron el bono de $375, la pérdida real en 2019 resultaría del 1,9%.

LA VARIACIÓN TRIMESTRAL

Al desagregar la dinámica de los haberes jubilatorios en 2019 por trimestres se observa que, durante los primeros 2 trimestres del año el haber acumulado se ubicaría por debajo en relación con igual período del año 2018 y comenzaría a recuperarse en los últimos dos trimestres del año 2019.

No obstante, la recuperación real en el tercer y cuarto trimestre del año no resultaría suficiente para compensar la pérdida real de los haberes en los primeros 2 trimestres.

En el primer trimestre se conjuga una presencia inflacionaria aún elevada y una actualización en marzo que no resultaría suficiente, dado que en igual mes de 2018 se otorgaron los bonos por el empalme de fórmulas.

Por lo tanto, la caída del haber real acumulado durante el primer trimestre de 2019 significaría el 13,8% para aquellos beneficiarios que cobraron el bono de $375 en marzo de 2018; resultaría menor en el caso de los beneficiarios que no percibieron el bono.

En un escenario optimista, el haber real acumulado en el cuarto trimestre de 2019 crecería en torno al 15,6% en relación con igual período del año 2018.

Por su parte, en un escenario moderado del Ripte, el crecimiento del poder adquisitivo acumulado en el cuarto trimestre de 2019 significaría el 13,4%.

Cabe destacar que a partir del próximo mes la jubilación mínima pasará de los $ 9.309,10 actuales a $ 10.410,4.

En junio, cuando se aplique el segundo incremento, el ingreso básico del sistema nacional llegará a casi $11.535.

En cada uno de esos meses, a su vez, la prestación máxima se ubicará en $76.268 y $84.505, respectivamente.

Por su parte, la Asignación Universal por Hijo, actualmente en $ 1.825, tras el último aumento aplicado en diciembre pasado, se incrementará en marzo a $ 2.040, y en junio pasará a $ 2.260.

Según datos de la ANSeS, la movilidad contempla y beneficia a 17,8 millones de personas, de las cuales 6,9 millones son jubilados y pensionados; 1,7 millón son beneficiarios de pensiones no contributivas y pensiones universales para el adulto mayor, y 9,2 millones perciben AUH.

PROYECCIÓN OPTIMISTA

En suma, según el análisis de Iaraf, los jubilados, pensionados y beneficiarios de Asignación Universal por Hijo podrían volver a experimentar una caída real del haber en el año 2019, fruto de inflación aún elevada en el primer tramo del año.

No obstante, la posible recuperación de los haberes a partir del segundo semestre del año, por una caída en la tasa de crecimiento de la inflación, resultaría auspiciosa de cara al comienzo del año 2020.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...