Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Integrantes de “la banda de ioio”

Tenían un celular en la cárcel y se sospecha que mantenían contacto con narcos

Son tres hermanos de Villa Catella. Los delató una serie de fotos que se habrían tomado en la celda. Los mudaron de penal

Tenían un celular en la cárcel y se sospecha que mantenían contacto con narcos

Una foto que se habrían tomado en la celda los mercado / el dia

Un teléfono fue parte clave de la prueba que los tiene en la cárcel y otro el que apuró la separación de la mesa familiar en la celda 3 de la Unidad Nº 9 de Olmos. En rigor, a los hermanos Mercado, a quienes la Policía situó como piezas clave de una banda dedicada al narco menudeo en la Ciudad, los delataron la masiva práctica social de las selfies y los nervios por la distancia con sus familiares, que consideran expuestos a peligros en su propio barrio -Villa Catella-, que ya no pueden controlar.

Esos tres hermanos, más el cuarto de la familia, la pareja de uno de ellos, su madre, la pareja de la mujer y un abuelo fueron involucrados con la droga en la investigación policial por la que quedaron detenidos el pasado 21 de septiembre.

Según consta en las actuaciones de la Policía, la “organización” estaría liderada por el “Ioio” Mercado, el mayor de los hermanos, “quien a través de un celular, impartía las directivas” a su madre, identificada en la investigación como Yolanda “Yoli” Farías, su madre y a Eduardo Cabrera, el concubino de la mujer, se indicó. Eran “los encargados de distribuir la droga y la recolección del dinero obtenido por la venta”.

¿Contactos con narcos?

Un investigador que colaboró en aquella pesquisa contó que en las últimas semanas se detectaron contactos desde dentro del Penal con sospechosos de tráfico de drogas que se mueven en inmediaciones de 7 y 90, Villa Elvira.

“Da bronca que después de tanto esfuerzo durante el año pasado, los tipos sigan haciendo sus cosas desde adentro de la cárcel, con un teléfono”, indicó el pesquisa.

En esos días, los hermanos Mercado se habrían fotografiado en la celda e incluso habrían subido las imágenes a perfiles que cultivan en las redes sociales.

Mensajes

La actividad con ese teléfono también habría incluido el intercambio de comentarios con conocidos de Villa Catella, en los que habría amenazas por supuestas inconductas vecinales con la parte de la familia que camina a diario por las calles del barrio, situado en una franja limítrofe entre Ensenada y La Plata.

Ante el cuadro, durante las últimas horas el Servicio Penitenciario Bonaerense activó un operativo dentro de la Unidad 9 en el que, según se informó, fue secuestrado un teléfono marca Samsung en la celda Nº 3.

Según informó una fuente del organismo, la pesquisa no llegó hasta las sospechas de vinculación con el mundo narco extra muros, pero los hermanos Mercado fueron mudados a otros penales: Fabián “Bali” fue trasladado a la Unidad Nº 28 Magdalena, Kevin “Pollino” a la Unidad Nº 42 Florencio Varela y Ricardo “Ioio” la Unidad Nº 35 Magdalena.

La fuente consultada en el Servicio indicó que “está prohibido” tener un teléfono en el Penal, pero el hallazgo no los hace responsables de un delito. “Es una falta que merece una sanción disciplinaria y puede afectar la evaluación de la conducta del recluso”, indicó.

Un año y medio

Las investigaciones por delitos de comercialización de drogas que involucra a buena parte de la familia Mercado se pusieron en marcha a principios de 2017, pero se sospecha que el clan venía operando desde hacía varios años en actividades vinculadas también con los robos, delitos que se cuentan en los antecedentes penales de varios de los detenidos, en particular de al menos tres de los cuatro hermanos: “Ioio” y “Bali”, ya estaban detenidos en el penal de Olmos cuando se realizaron los allanamientos -el 21 de septiembre pasado- y “Pollino”, había caído hacía 20 días por resistencia a la autoridad y estaba alojado en la comisaría de Punta Lara.

Las detenciones previas de tres de los cuatro hermanos a lo largo de ese periodo de investigación no modificó las actividades de la banda, que seguía operando y mantenía el control del barrio. Se hablaba entonces sobre el funcionamiento de una especie de mini ejército, con “soldaditos” adolescentes que custodiaban la casa de 35 entre 129 y 130.

En los 20 registros del 21 de septiembre se secuestró cocaína marihuana, 12 armas, 5 balanzas, 29 celulares y 35 tarjetas de línea. También, un lote de vehículos: un BMW, un Audi A3, una Fiat Fiorino, una moto Yamaha F1 y otra Honda XR 250.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...