Cómplices del ladrón muerto se negaron a declarar

En tanto se espera una pericia clave vinculada a las balas que encontraron en el cuerpo del malviviente ultimado, Franco Moreyra, alias Piolo

Christian Chara, alias Dibu; David Córdoba y Martín Salto, los tres detenidos por robar y torturar al jubilado de Quilmes Jorge Ríos, ahora acusado por matar a uno de los malvivientes, se negaron a declarar, en tanto se espera una pericia clave vinculada a las balas que encontraron en el cuerpo del malviviente ultimado, Franco Moreyra, alias Piolo.

Asistidos por defensores oficiales los acusados prefirieron no dar detalles sobre lo ocurrido en la noche del viernes 17 de julio en la vivienda del jubilado.

Los acusados, que pertenecerían a la barra brava del club Quilmes, del mismo modo que el delincuente muerte, viven en la villa La Vera y la Justicia busca a otro sujeto que habría participado del hecho.

Salto se entregó acompañado de sus padres en la DDI de Quilmes en tanto Córdoba, de 25 años fue detenido en la calle después que la policía dispuso de datos sobre su fisonomía en base a testimonios de personas que lo conocen.

En tanto, la pericia sobre las balas que extrajeron del cuerpo del ladrón Moreyra se convirtió por estas horas en un dato clave que la Justicia espera poder evaluar. También se ha puesto foco en la lesión que el muerto presenta en el pecho y que podría coincidir con un disparo a quemarropa, según fuentes del caso.

Moreyra tenía una fractura expuesta en una pierna tras caer de la medianera cuando trataba de huir y además tenía un proyector que ingresó a la altura del tórax en la línea media axilar entre la sexta costilla izquierda. La bala cruzó una vértebra para llegar hasta el hombro derecho.

La otra bala fue encontrada en la fosa ilíaca derecha, cerca del abdomen. Pasó por el retroperitoneo y “rompió la aorta y la cava”, lo que llevó al shock que le causó la muerte.

Entre otras hipótesis que manejan los investigadores se cree que las pericias podrían echar luz sobre una de las incógnitas del caso y que tiene que ver con si a Ríos le hubiese bastado un solo tiro para poner fuera de acción al ladrón y si el otro disparo pudo haber sido innecesario.

Una fuente judicial dijo al sitio Infobae que "fuera de la casa se encontraron tres vainas y el disparo a quemarropa. A Moreyra, Ríos lo corrió, lo alcanzó y lo remató. Lo alcanzó, precisamente, porque estaba herido en el piso”.

La defensa, por lo pronto, tras las críticas al conductor del Fiat que aseguró haber visto disparar a Ríos, no presentó pedidos de pericias para determinar un supuesto estado de emoción violenta o shock en el jubilado al momento de matar. Una vecina de Ríos aseguró que tras el crimen lo vio “ido, en estado de shock”.

Debe iniciar sesión para continuar