Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Quedará abierta a la circulación vehicular

Tras casi tres meses de trabajos, mañana vuelven a habilitar la rotonda de 120 y 32

Terminó la etapa para renovar el hormigonado pero continúan con tareas de demarcación y señalética, que no afectarán al tránsito

Tras casi tres meses de trabajos, mañana vuelven a habilitar la rotonda de 120 y 32

en 120 y 32 los trabajos para la reconstrucción del hormigonado están concluidos y el paso vehicular se habilitará mañana / césar santoro

Convertida para miles de automovilistas en la “obra de nunca acabar”, la reconstrucción del hormigonado de la rotonda de 120 y 32 está llegando a su fin: tras casi tres meses de tareas que se tradujeron en un laberinto vial, finalmente mañana volverá a quedar habilitado el derivador vehicular clave para acceder a la Autopista La Plata.

Así lo confirmaron ayer desde la empresa Aubasa, gerenciadora de la traza. La renovada rotonda quedará liberada al tránsito vehicular el sábado. Desde Aubasa informaron sobre la “finalización del hormigonado de la rotonda de 120 y 32” y explicaron que luego de los análisis y el monitoreo de la Universidad Nacional de La Plata, mañana a las 7 “se habilita al tránsito en su totalidad”.

Portavoces de la gerenciadora señalaron que si bien culminan los trabajos sobre la calzada, “continuarán tareas sobre las veredas, demarcación y entorno”, pero que “no tendrán una afectación directa en el tránsito circulante en la zona”.

“Los trabajos -explicaron- comprendieron el bacheo completo y la colocación de hormigón de toda la zona de obra, con la construcción de transiciones a las calles de ingreso y egreso a la rotonda”.

Sobre las particularidades de la intervención, detallaron que “en las diferentes etapas, se construyó una capa de 18 cm de hormigón que se sumaron a los 20 centímetros ya existentes, lo que generó un espesor comparable al utilizado en la construcción del Metrobus porteño, y capaz de soportar el creciente tránsito pesado que circula por el lugar”.

Hay que recordar que la puesta en valor se había realizado a mediados del año pasado, pero el pavimento duró en condiciones “lo que un suspiro”. Por eso debieron rehacer la obra. Por eso aclararon que ahora, durante la ejecución de los trabajos “la calidad del hormigón colocado estuvo sometida a un extricto control de calidad”. Y explicaron: “Aubasa extrajo las muestras de contraste, que luego fueron analizadas en los laboratorios LaPiv de la Facultad de Ingeniería de la UNLP, Lemit (Laboratorio de Entrenamiento Multidisciplinario para la Investigación Técnológica), el laboratorio de la contratista en obra y en el laboratorio de la propia gerenciadora.

“Estos exámenes -enfatizaron- garantizaron la calidad del material colocado y en los resultados se alcanzó los estándares de resistencia y durabilidad”.

 

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...