Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Otra secuela de las fallas del servicio en gonnet

Fue a cargar agua, una cisterna de Absa se vino a pique y le aplastó la mano

La víctima es una maestra de un centro de contención social comunal. Debió ser internada en el San Roque y operada en tres dedos

Fue a cargar agua, una cisterna de Absa se vino a pique y le aplastó la mano

la cisterna de la que fue a sacar agua la mujer y se vino abajo/ el dia

En el escenario planteado en Gonnet por la falta de calidad del agua domiciliaria, que Absa suple desde hace casi tres años con la entrega de bidones y la recarga de cisternas instaladas en puntos clave de la localidad, se produjo un accidente que le lesionó gravemente una mano a una docente del centro de contención social de la Comuna situado en 508 entre 20 y 21: la empleada municipal quiso proveerse de agua y se le vino encima el tanque que la distribuidora del servicio había colocado dentro del predio. Tuvieron que operarla de tres dedos y le quedó comprometida una falange. Enterada de la situación, la firma distribuidora de los servicios sanitarios indicó a través de sus voceros que “la empresa ya se ha puesto en contacto y a disposición tanto de la usuaria como de la institución educativa y sus directivos”.

El episodio ocurrió en la casa del niño “Ricardo Rojas”, un centro municipal con actividades educativas y recreativas y asistencia alimentaria para chicos de entre 3 y 12 años pertenecientes a familias de escasos ingresos de Hernández y Gonnet. Sucedió anteayer a minutos de concluir la jornada, a las 16.55, sobre el final del turno tarde. Janette Bustos, una de las maestras de la institución, viuda y madre dos hijos, se acercó a la cisterna de Absa para cargar una botella con agua. El tanque, de plástico, y con una capacidad de 1.000 litros, estaba apoyado sobre una estructura metálica, con base y cuatro patas. Como el soporte había sido enterrado, sin ningún otro sistema de fijación, se hundió en suelo flojo, y cuando la docente procedió a abrir la canilla el recipiente tambaleó y se cayó sobre una de sus manos.

Se vivieron en el lugar momentos de extrema angustia. Como la sede educativa se encuentra a pasos del Hospital “San Roque”, las autoridades decidieron que en lugar de esperar la llegada de la ambulancia del SAME trasladar a la docente de inmediato a ese centro de salud. No bien ingresó por el servicio de guardia los médicos que la atendieron resolvieron intervenir la mano lesionada. La operaron y por la gravedad de las heridas perdió una falange y dos dedos tuvieron que ser reconstruidos. Familiares de Bustos, como así también parte del cuerpo docente, la directora del establecimiento y la inspectora, permanecieron en la institución sanitaria acompañando a la maestra accidentada.

La cisterna que se cayó había sido instalada en el predio de esa casa del niño en 2017, después de los reclamos presentados por los vecinos del barrio a raíz de la imposibilidad de consumir el suministro de Absa por su alto grado de salinidad y teniendo en cuenta que al predio asisten diariamente unos 140 nenes y todo un equipo docente y no docente.

Según precisaron fuentes del establecimiento, el tanque había sido abastecido el lunes por la operadora de los servicios sanitarios. Ayer le comunicaron desde dicha sede a la empresa distribuidora lo que había ocurrido con la cisterna. “Dijeron que van a evaluar qué pasó”, señalaron las mismas fuentes.

Tras el accidente, desde el Municipio se remarcó el “entero apoyo” que se le brinda a la maestra y se destacó, asimismo, que las autoridades comunales “quedaron a total disposición” de la docente, incluido “el apoyo legal que correspondiera”.

En la Municipalidad resultó inevitable imaginar las consecuencias de un accidente similar pero con alguno de los niños como protagonistas. “Que le ocurriera algo así a una docente es una desgracia -resaltaron-, pero teniendo en cuenta la magnitud del hecho fue una suerte que no hubiera algún chico cerca de la cisterna en el momento en que se cayó”.

Al cierre de esta edición, los especialistas que atendieron a Bustos estaban por otorgarle el alta del Hospital. La docente tendrá que volver al centro asistencial para someterse a controles de rutina.

 

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...