Estimado lector, muchas gracias por su interés en nuestras notas. Hemos incorporado el registro con el objetivo de mejorar la información que le brindamos de acuerdo a sus intereses. Para más información haga clic aquí

Enviar Sugerencia
Conectarse a través de Whatsapp
Para casos en los que interviene la justicia

La tobillera electrónica ya se usa en la Ciudad para frenar violencia de género

Es un dispositivo similar al de los presos con domiciliaria y lo monitorea el Servicio Penitenciario. La alarma se activa al transgredir la restricción perimetral con la víctima, que dispone de un comunicador para pedir auxilio

La tobillera electrónica ya se usa en la Ciudad para frenar violencia de género

La tecnología de geolocalización y un instrumento conocido en el sistema carcelario, la tobillera electrónica que controla los movimientos de los reclusos con beneficios de salidas o prisión domiciliaria, comenzó a utilizarse en La Plata para proteger a las víctimas de violencia de género.

El denominado “Dispositivo Electrónico Dual”, detecta a los agresores que intenten acercarse, violando lo estipulado por las medidas cautelares perimetrales de la Justicia.

La herramienta llega en momento de creciente incidencia de este delito. Así lo indican desde Tribunales y también desde el Centro de Amparo de City Bell, donde reportaron hace pocas semanas un crecimiento del 30 % de los casos con respecto a 2018.

Según informó la Municipalidad, La Plata es la tercera ciudad de la Provincia en contar con este instrumento -tras la aplicación en San Martín y San Isidro- a instancias de una iniciativa conjunta con el Instituto de Género y Diversidad bonaerense, y la Jefatura Departamental de Policía. El sistema también se utiliza en Entre Ríos desde enero.

En las últimas horas, se puso en funcionamiento el primer dispositivo que tiene la capacidad de geolocalizar las 24 horas a la víctima y al victimario con el objetivo de verificar que éste cumple con la restricción de acercamiento dictaminada previamente por la Justicia.

Según una Ong de la Ciudad, este año creció 30% la incidencia de la problemática

 

Carolina Piparo, titular de la Secretaría de Asistencia a las Víctimas y Políticas de Género valoró el dispositivo “teniendo en cuenta la cantidad de desobediencias que se registran a las medidas perimetrales”.

Según se informó, se trata de una tobillera electrónica para el agresor y de un dispositivo de rastreo para la víctima, similar a un celular, con sus datos personales, teléfonos útiles y botón antipánico; ambos dotados de un geolocalizador que permite su permanente monitoreo y la detección de cualquier acercamiento que incumpla con la medida cautelar.

Pedido de la justicia

La Directora General de Políticas de Género y Diversidad del Municipio, Lucía Ríos, detalló que “para que se active el protocolo y se efectivice el uso del dispositivo, el Juzgado que interviene en el caso de violencia, debe librar tres oficios, uno destinado a la Dirección de Género, que le otorga intervención para con la mujer; otro para la Departamental, que se encarga de localizar al agresor y colocarle la tobillera; y otro para el centro de monitoreo del Servicio Penitenciario bonaerense, que se ocupará de su seguimiento”, indicó.

Monitoreo

La funcionaria enfatizó en que “la prioridad siempre es resguardar a la mujer. Si alguno de los dispositivos deja de funcionar o se detecta que el agresor está cerca de la víctima, un móvil acudirá automáticamente a donde está la mujer y se procederá a la detención del hombre que infringió la disposición judicial”.

El Centro de Monitoreo del Servicio Penitenciario podrá detectar la ubicación de ambos dispositivos, saber si están a un rango de distancia permitido según orden judicial, si funcionan correctamente y la cantidad de batería con la que cuentan.

“Es importante remarcar que este tipo de dispositivo sólo se puede implementar en los casos en los que la perimetral es de 700 metros como mínimo, ya que si es menor, como se suele dictaminar, el dispositivo sonaría todo el tiempo y no cumpliría su función”, precisó Ríos.

Los equipos son suministrados por el Instituto de Género y Diversidad de la Provincia. En los próximos días se entregarán otros dos en la ciudad y en pocos meses, el nuevo Centro de Operaciones y Monitoreo (COM) de la Comuna se ocupará de la visualización de los movimientos, informó la Comuna.

Por otra parte, la Municipalidad se propone sumar a sus herramientas de tratamiento de este flagelo un nuevo hogar para mujeres víctimas. Se anunció que “tendrá el doble de capacidad del hogar actual y permitirá dar mayor respuesta a los casos que se presenten en la región”.

Según se informó, la obra demandará una inversión cercana a los 15 millones de pesos. El edificio contará con un salón SUM, cocina, lavadero, salas de estar y espacios para llevar adelante talleres de trabajo. Además, tendrá habitaciones con baños privados y una sala de juegos para niños.

El portafolio de respuestas también incluye, según se detalló, “un abordaje interdisciplinario con un equipo de especialistas integrado por abogadas, psicólogas y trabajadoras sociales, que brindan asistencia profesional y gratuita”.

En los registros de tarea que dio a conocer el Municipio, durante 2018 fueron asistidas 509 mujeres: 284 se presentaron por primera vez y 225 formaron parte del segmento de seguimiento que realiza la Dirección local, a partir de denuncias realizadas con anterioridad.

Si llegaste hasta acá es porque valorás nuestras noticias. Defendé la información y formá parte de nuestra comunidad.
Suscribite a uno de nuestros planes digitales.

Debe iniciar sesión para continuar

cargando...